Muchas veces el odio surge porque el trabajo es muy pesado, porque los compañeros no nos caen bien, etc. Sin embargo, casi siempre odiamos ir a trabajar porque